Fáciles trucos para cuidar y limpiar las superficies de madera

22Doors | | Clientes Satifechos

La madera es la materia prima de origen vegetal más utilizada por el ser humano en todos los tiempos. Además, es un recurso muy ecológico, ya que sus características fundamentales consisten en que es un material orgánico, económico y renovable. En otras palabras, no contamina, es barato y, administrándolo con cabeza, no se acabará nunca.

Tiene mucha resistencia y versatilidad, aunque dentro de éstas podemos dividirla en madera blanda –con especies como el pino o el abedul- o dura – como el ébano o el roble-.

Esta amplitud de opciones, además de para calentar la casa, nos permite usarla en todas las estancias de nuestra casa: para muebles, suelos, terrazas, revestimientos de paredes y techos e incluso utensilios de cocina.

Por eso, para completar una limpieza integral de nuestra vivienda, te queremos brindar desde 22Doors unos rápidos consejos de limpieza y cuidado de la madera:

  • Suelo. La superficie sobre la que pisamos es la que, lógicamente, contiene más cantidad de bacterias y suciedad. Sin embargo, no debemos usar productos tradicionales de limpieza, ya que dañan mucho a la madera. Lo mejor es verter en el cubo de agua un chorro de vinagre y aplicarlo al suelo de madera con la fregona. Además, es recomendable tres o cuatro veces al año frotar el suelo con un paño empapado en aceite de oliva. El vinagre desinfecta y aporta brillo a la madera, mientras que el aceite de oliva refuerza ese brillo y la nutre incluso más que el barniz.
  • Mesas y encimeras. El amplio uso que tienen estas superficies, hace que sean las que más se estropeen con el tiempo. Para minimizar este deterioro, te aconsejamos borrar las marcas de goma con, valga la redundancia, una goma blanca de borrar; frotar la madera con concho, ya que elimina la superficie estropeada sin rallones; o aplicar mahonesa dejando que se filtre un día entero sobre las marcas que no se van para, una vez limpia, encerar la zona estropeada.
  • Muebles. El tiempo, la diferente temperatura y humedad y el polvo estropean de tal forma los muebles que puede llegar a cambiar de color. Para contrarrestarlo, debemos tratarlos con el abecé del cuidado de la madera, el aceite de oliva:
    • Aceite de oliva y limón. Para conseguir un brillo impoluto, debemos aplicar una mezcla de aceite de oliva con limón con un paño.
    • Aceite de oliva y vino. Si buscamos crear una película protectora que mantenga el brillo en el tiempo, aplicaremos una mezcla de aceite de oliva y vino para, posteriormente, pasar un paño humedecido con glicerina.
    • Aceite de oliva y alcohol. Esta mezcla resulta infalible para disimular los rallones.
Limpiamos tu casa con un servicio seguro y fácil de configurar.
//
Claudia
Atención al cliente
¿Cómo te podemos ayudar?