6 Trucos para limpiar el fregadero

22Doors | | 22 Doors Consejos

El fregadero de nuestra cocina puede llegar a ser un importante foco de bacterias. El hecho de ser una zona húmeda a la que se le añaden restos de diferentes alimentos, hace de este espacio el lugar idóneo para el desarollo de microorganismos.

Hay que prestar especial atención no solo al lavado del fregadero, sino a la desinfección regular de éste.

A continuación os contamos 6 simples trucos para dejar el fregadero como nuevo:

1. Limpieza con jabón neutro

Es una de las alternativas clásicas, conocidas por todos. Consiste en diluir jabón neutro en agua, preferiblemente caliente, y repasar con un trapo; después enjuagar con agua abundante y, finalmente, secar con un trapo seco. Es una buena idea para los fregaderos de acero inoxidable.

El uso de jabón neutro también es recomendable para los fregaderos de material sintético. El procedimiento será el mismo.

2. Bicarbonato y limón, dos buenas alternativas

El uso del bicarbonato te permitirá remover de manera sencilla los restos de comida y grasa. Combínalo con agua hasta formar una pasta y cubre todo el fregadero con ella usando una esponja suave. Acto seguido, enjuaga con abundante agua.

El limón, por su parte, es muy efectivo para quitar las manchas de óxido que puedan producirse en los grifos; también brindará un mayor brillo al fregadero. Aplícalo directamente sobre la superficie y luego pasa la esponja por encima.

Debemos evitar el uso de esponjas de acero demasiado duras, ya que podrían rayar las superficies. Además, procura tener cuidado con las lejías con hipoclorito, así como con la sal, el vinagre o cualquier otra sustancia que pueda resultar corrosiva.

3. Vinagre, otra gran idea

El vinagre es un antibacteriano natural muy eficaz. Por eso, resulta sumamente aconsejable para la desinfección de los fregaderos.

Para aprovechar sus beneficios tan solo tienes que aplicar algo de vinagre blanco sobre una esponja. Pásala directamente sobre el fregadero de acero inoxidable y las superficies colindantes. Después, enjuaga.

4. Opciones para limpiar fregaderos de granito

Este tipo de fregaderos son sumamente recomendables por su duración e higiene; son muy limpios y, además, su atractivo en cualquier espacio resulta casi indiscutible.

Para lavar y desinfectar los fregaderos de granito o mármol, la mejor opción es recurrir a un jabón líquido suave. Utiliza un paño suave o una esponja y la suciedad se irá en cuestión de segundos. Por el contrario, no debes usar limpiadores abrasivos, ya sea en líquido o en polvo.

5. Sintéticos o composites

Los fregaderos de material sintético, así como aquellos fabricados con composite de resina y minerales, se caracterizan por su resistencia y durabilidad. Por lo tanto, su limpieza y desinfección es relativamente sencilla, más allá de ciertos cuidados básicos.

Una vez más, utilizar jabones suaves y no corrosivos es la mejor alternativa. Como se trata de superficies lisas, no debes usar esponjas de acero o cualquier otro elemento que pueda rayarlas de manera irreparable. Finalmente, secar el fregadero luego de cada uso es una gran forma de prolongar su vida útil.

6. ¿Qué hacer con los fregaderos de vidrio?

La tendencia actual ha hecho que los fregaderos de vidrio se vuelvan una de las primeras opciones en lo que a muebles de baño se refiere. Sin embargo, estos plantean una gran incertidumbre para sus dueños: ¿se limpian igual que todos los otros?

La respuesta es no. En estas ocasiones, se recomienda utilizar limpiadores de vidrio o una mezcla de agua con vinagre. Tras un enjuague detallista que incluya las uniones y la parte externa del lavabo, solo quedará secar con un paño seco.

En líneas generales, podemos concluir que los jabones comunes y elementos naturales como el bicarbonato, el limón y el vinagre se ajustan a la mayoría de las demandas al momento de lavar y desinfectar los fregaderos.

Asimismo, en todas las situaciones debemos evitar los objetos metálicos que puedan rayar o dejar manchas en las superficies de los fregaderos; por último, recuerda que los productos abrasivos de limpieza actúan como una lija y pueden corroer los materiales de manera irreversible.

 

En lo que se refiere a las tuberías, evita los restos de comida en el fregadero. A veces se nos escapa algún que otro trocito de carne o restos de ensalada, pero intentemos en la medida de los posible que no lleguen al fregadero. Utiliza regularmente un limpiador de tuberías para que estas no desprendan un fuerte olor en la cocina y evitemos los atascos.

Limpiamos tu casa con un servicio seguro y fácil de configurar.
//
Claudia
Atención al cliente
¿Cómo te podemos ayudar?