Sencillos pasos para el mantenimiento de la chimenea

22Doors | | Consejos de Limpieza

Si vives en una casa con chimenea, resulta realmente placentero cuando llegan los meses fríos del año encenderla para calentar el hogar. Sin embargo, el lado menos agradable es, como en el resto de la casa, el costoso trabajo que da a la hora de mantener la chimenea limpia y deshollinada. Desde 22Doors, queremos daros unos breves consejos para conseguirlo y que sólo tengáis que preocuparos del agradable calor del fuego hogareño mientras disfrutáis de una buena comida y bebida y su posterior limpieza.

Con realizar las siguientes labores de mantenimiento y limpieza de la chimenea dos veces por año, al principio y al final de la temporada de uso, bastará para conseguir un gran rendimiento calorífico:

  • Cepillo especial para hollín y cenizas. Retira las cenizas depositadas en el hogar y en el tubo de salida de humos usando hacia arriba y abajo un sencillo cepillo que, a la vez que evitará que te manches tú mismo, dejará sin una pizca de suciedad los compartimentos de la chimenea.
  • Leño deshollinador. Como indica su nombre, consiste en un tubo con forma de leña que contiene productos químicos. Por este motivo, viene envuelto en una bolsa protectora que no debemos retirar si no queremos intoxicarnos. Lo introduciremos en el hogar de la chimenea y dejaremos que arda. Así, soltará los productos químicos dentro de la chimenea para eliminar los restos de hollín y la creosota –que es un aceite inflamable que suelta la madera al arder y que queda pegado en el tubo de la chimenea-.
  • Deshollinador catalítico de mantenimiento. Consiste en una bolsa también con productos químicos, aunque en menor cantidad que el leño deshollinador que, al depositarse en el hogar de la chimenea para que arda una vez por semana, reduce el depósito de creosota y elimina poco a poco el hollín.
  • Limpieza de la puerta de cristal. Para conseguir mantener reluciente el cristal de la puerta del hogar de la chimenea, aplicaremos un producto limpiacristales especial llamado decapante de estufas y chimeneas. Debemos frotar el producto sobre el cristal con un trapo y el resultado es seguro: brillará como el primer día.
  • Sellado de la puerta de la chimenea. Una vez limpio, sólo queda comprobar que la puerta cierra bien para evitar accidentes y ya podemos disfrutar del invierno en casa con el confort de una chimenea limpia y deshollinada.
Limpiamos tu casa con un servicio seguro y fácil de configurar.
//
Claudia
Atención al cliente
¿Cómo te podemos ayudar?