Cómo limpiar azulejos de cocina y baño

22Doors | | Clientes Satifechos

Por servir para dos cuestiones fundamentales en nuestro día a día, el aseo personal y la elaboración de alimentos, la cocina y el baño son las dos estancias de la casa que más se ensucian. Precisamente por eso, sus suelos son de azulejo, evitando las superficies más delicadas de cuidar y limpiar como la madera.

Desde 22Doors te decimos una serie de trucos fáciles para limpiar los azulejos de la cocina y el baño para que queden impolutos, en consonancia con el resto de la estancia:

  • Cepillo de dientes. Resulta muy útil para limpiar los azulejos y, especialmente, las juntas que los unen. Empápalo en una mezcla de agua y lejía y aplícalo sobre toda la superficie de azulejo. Posteriormente, puedes aclararlo con una bayeta.
  • Vinagre. Remedio infalible para la limpieza del hogar, como ya te hemos contado en más posts. Resulta muy efectivo para limpiar las marcar secas de líquidos que quedan sobre los azulejos. Además, es válido tanto el blanco de limpieza como el de cocina.
  • Bicarbonato de sodio. Otro producto fundamental en la desinfección de nuestra casa. Al ostentar grandes propiedades antigrasa, viene perfecto para desincrustar la grasa reseca. Solamente tienes que aplicarlo con una bayeta húmeda sobre el azulejo manchado y quedará perfecto.
  • Limpieza con amoniaco. A la vez que es muy eficaz para limpiar nuestros azulejos, también requiere que lo manipulemos con seguridad, lejos de fuegos y chimeneas, ya que es bastante corrosivo. Debes abrir las ventanas de la estancia que vas a limpiar, ponerte guantes protectores y diluir el amoniaco en abundante agua. Una vez aplicado con una fregona, quedará un suelo de azulejo o baldosa perfecto.
  • Alcohol. Como todos sabemos, el alcohol tiene también abundantes propiedades desinfectantes. Puedes aplicarlo al azulejo con un trapo hecho de algodón y quedará perfecto. No olvides ventilar después, la clave para eliminar una humedad y olor excesivos.
  • Vapor de agua. Resulta la manera más barata y simple de mantener los azulejos relucientes. El vapor sólo es más humedad en el aire. Por tanto, contrariamente a nuestros consejos para ventilar, lo primero que debemos hacer es cerrar las ventanas y puertas de la estancia. Después, coloca sobre el fuego una olla a presión y llénala de agua. Se humedecerán los azulejos, reblandeciendo tanto la grasa como el resto de suciedad. Finalmente, aplicamos un trapo seco y quedará perfecto.
Limpiamos tu casa con un servicio seguro y fácil de configurar.
//
Claudia
Atención al cliente
¿Cómo te podemos ayudar?